¿Qué hago si me salto la dieta un día? 12 Consejos a tener en cuenta

Saltarse la dieta es algo muy habitual. Acabas de abandonarte a tu gran pecado: la gula. Has comido más glúcidos (azúcar) que prótidos (proteínas). La reacción será inmediata: vas a aumentar de peso. Debido a un bloque de agua directamente proporcional a la acumulación de glúcidos y prótidos. Si para compensar decides pagar tu error no comiendo al día siguiente, no servirá de nada. El desequilibrio de los prótidos por acumulación a los glúcidos no cambiará. Debes entonces restablecer el peso no comiendo más que proteínas (carnes, huevos, pescados) durante un día o dos, y beber al menor síntoma de sed más de (dos litros), para recobrar tu peso anterior.

perder peso

Pero cuidado, la jornada de proteínas sólo es válida para borrar un toque de locura, es decir para frenar brutalmente un aumento de peso reciente debido a un exceso de azúcar, pero no para adelgazar.

Para mantenerte delgado sigue estos consejos:

  • 1. Continuad haciendo un desayuno apropiado. Si es consistente sin que engorde (mejor, huevo, yogur o queso que enormes “tartines”, enormes rebanadas de pan con mantequilla), os pemitirá un desayuno ligero. El desayuno francés es muy bueno, lo dicen todos los médicos.
  • 2. No te saltes nunca una comida.
  • 3. No comas nunca entre las comidas, aunque sea en cantidad aparentemente insignificante y prohibiros los dulces (bombones, chocolates). Si no puedes impedir el “picar”, utiliza los palia hambre naturales (manzana, carne fría…).
  • 4. Fija sobre el muro de tu cocina las recetas bajas en calorías que te gusten y tu agenda dietética. Para mantenerte delgado no debes rebasar las 1.500 o 1.800 calorías por día. Establece tus menús teniendo en cuenta cada día los alimentos necesarios que necesitas para vivir: proteínas, sal, agua, calcio, minerales y vitaminas.
  • 5. Utiliza la sal con moderación ya que abre el apetito. Sin embargo, no caigas en el exceso contrario. No se debe jamás suprimir la sal, salvo prescripción de un médico.
  • 6. En la mesa no te sirvas más que una vez, y no copiosamente.
  • 7. Sé moderado en lo que al pan concierne. Por ejemplo, si un día tomas un pastel, suprime el pan de esa comida. Juega a ser el director de una orquesta. No consumas legumbres harinosas más que una vez al día, como máximo los fritos y las salsas una vez por semana.
  • 8. Bebe vino en pequeñas cantidades (jamás más de un cuarto de litro al día), evita la cerveza, las bebidas azucaradas y el alcohol. Pero no te prives de hacerlo en una fiesta, un cóctel, etc. Lo importante es que no se convierta en un hábito.
  • 9. Durante el día, bebe mucho, durante o fuera de las comidas, y por la noche antes de acostarte (agua, té, tisanas, zumos de verduras). Bebiendo haces que trabajen tus riñones. Y por la orina eliminas sustancias de desechos y toxinas.
  • 10. El deporte no adelgaza, pero mantiene la línea. Lo mejor para la línea es la natación. Toma la resolución de ir dos veces al mes a la piscina. O bien eliges según tus gustos, otro deporte que sea bueno para la silueta: marcha atlética, ir en bicicleta, jugar al tenis. Pero si careces de tiempo y de medios económicos, anda media hora cada día. Por ejemplo, en vez de tomar el autobús, ves andando una o dos estaciones, no utilices el ascensor para subir o bajar las escaleras, etc. Otra solución, compra una bicicleta fija sobre la cual podrás recorrer varios kilómetros sin dejar tu domicilio y a la hora que quieras. En fin, si has tomado la costumbre de hacerlo, continúa haciendo los movimientos de gimnasia.
  • 11. Piensa como una persona delgada. No vuelvas a cometer los mismos errores. Puedes decirte que una persona obesa sueña en ti: consume siempre alimentos que no hacen engordar en cantidades ilimitadas y razonablemente o de forma moderada según sea tu caso, los otros. Los desvíos agradables son siempre posibles y no tienen ninguna importancia con la condición que los hagamos con alegría. La pequeña ración de pastel, la copa de champán para festejar un aniversario pueden tomarse con placer y sin problema. Un desvío es inteligente si es positivo. Sabes que se trata de un desvío simple y al día siguiente te someterás a una alimentación más simple y más sana. Será negativo si está hecho con mala conciencia, sin saberlo aprovechar y sin saborearlo, entonces te arriesgas a entrar en un círculo vicioso.
  • 12. Pesaros regularmente sin obsesionaros, las diferencias de peso pasajeras y mínimas no tienen ninguna significación. Es el segundo kilo el que no debemos recuperar, pues los otros le seguirán al momento. A la mínima alerta, ¡reaccionad!

Sigue estos consejos en el caso de que te saltes la dieta algún día y, al menos, no volverás a coger peso.

Deja un comentario