La enfermedad de Basedow

Otra glándula de secreción interna muy Importante es el tiroides, situada en la parte anteroinferior del cuello y cuya función principal es la de controlar los procesos de oxidación, por lo cual interviene en el metabolismo y la producción de calor. Su secreción endocrina es la tiroxina, que contiene un 65 % de iodo.

Causas de la enfermedad de Basedow.

La enfermedad de Basedow, también llamada bocio exoftálmico, es una dolencia de la glándula tiroides en la que se produce un exceso de la secreción de tiroxina. Por ello recibe el nombre de hipertiroidismo.

Intervienen como factores colaboradores en la aparición de la enfermedad el sexo, puesto que las mujeres se afectan muchísimo más que los hombres. También hay una influencia hereditaria y a menudo se observan varios casos en la misma familia.

Diagnostico de la enfermedad de Basedow.

La enfermedad suele comenzar de un modo gradual y progresivo. Los síntomas característicos son:

Primero: Aumento del volumen de la glándula tiroides de un modo uniforme, lo cual se traduce por abultamiento ostensible en la parte anterior del cuello: el bocio.

Segundo: Alteraciones circulatorias. Son muy frecuentes,especialmente aumento de la frecuencia del pulso (taquicardia). Asimismo se observa un latido violento de la punta del corazón a nivel del tórax, así como es corriente que se visualicen las pulsaciones en las arterias del cuello. La presión arterial —al comenzar la enfermedad— es alta, después cae para elevarse de nuevo más tarde. Las formas graves con frecuencia producen insuficiencia cardíaca.

Tercero: Síntomas   oculares. Es un síntoma muy frecuen te el exoftalmos, que consiste en la prominencia de los glóbulos oculares. Por ello se ha dicho de estos pacientes que tienen ojos de buey.

Cuarto: Alteraciones    nerviosas.   Son individuos inquietos, con gran inestabilidad nerviosa, insomnio, irritabilidad y ocasionalmente psicosis.

Quinto: Hay    una   pérdida progresiva de peso. Se trata de individuos delgados a pesar de que conservan ¿I apetito y aun algunas veces incluso su apetito es voraz.

Sexto: Alteraciones metabólicas. Son frecuentes. En especial el metabolismo basal se muestra aumentado de un 20 a un 80%. La tolerancia al azúcar está disminuida. Existe una alteración del metabolismo del calcio y del fósforo que se eliminan en mayor cantidad, con tendencia a la descalcificación de los huesos.

Evolución

Esta enfermedad tiende a progresar hasta un máximo que se consigue al cabo de un año. Su curso suele verse interrumpido con exacerbaciones y en algunos casos remisiones. Alrededor de un 25 % morían antiguamente. Hoy en día, con los tratamientos modernos la mortalidad por esta dolencia ha disminuido mucho.

Tratamiento de la enfermedad de Basedow.

Los pacientes deberán ser sometidos a un descanso físico y psíquico. En los casos importantes, incluso reposo en cama por lo menos seis semanas. Es conveniente eliminar los focos sépticos. Los tratamientos sintomáticos consistirán en tratar la nerviosidad con sedantes y atarácticos y la debilidad cardíaca mediante tónicos cardíacos.

La alimentación será rica en hidratos de carbonc 1 en legumbres frescas y frutas, pero con escasas albúminas animales. Se recomienda: alimentos animales ricos en lipoides, como yemas de huevo y sesos. Las comidas deberán ser frecuentes y de poco volumen. Es de gran importancia el control frecuente del peso del cuerpo. Si hay gran desnutrición se ensayarán pequeñas dosis de insulina porque ésta actúa como antagonista de la tiroxina. Se prohibirá el café, el té fuerte y los abusos de alcohol y tabaco.

A veces dan resultado —sólo de modo transitorio— pequeñas dosis de iodo, aunque actualmente el tratamiento iódico se usa de modo general como preparatorio de la operación. Últimamente se han obtenido buenos resultados con la diyodo- tiroxina por vía bucal. La administración de compuestos azufrados parecidos a las sulfamidas se ha visto que poseen la capacidad de disminuir la formación de tiroxina. De estos compuestos antitiroides se han empleado la tiourea. tiouracilo, me- tiltiouracilo y propiltiouracilo.

En los casos en que no se obtenga mejoría con el tratamiento médico y la debilidad cardíaca se presente, es aconsejable proceder a la extirpación de la glándula tiroidea.

También en algunos casos se obtienen buenos resultados con la irradiación radioterápica del bocio.

Deja un comentario