Hipoglucemia severa, consejos y tratamientos

Una vez el paciente ha experimentado un episodio de hipoglucemia severa, el riesgo de futuros episodios en los siguientes años aumenta considerablemente. Estos pacientes que sufren episodios graves de hipoglucemia deben ser tratados con cuidado, ya que pueden causar dificultades en capacidad intelectual y/o profesional.

hipoglucemia severa

Tratamiento de la hipoglucemia severa

Una vez que el paciente identifique correctamente los primeros síntomas de alarma de hipoglucemia, la determinación de la glucemia no es necesaria si los síntomas son típicos. Episodios de hipoglucemia atípicos o con signos o síntomas diferentes a los habituales requiere la verificación por medio de la determinación de la glucemia.

Cuando la glucemia es baja a pesar de la ausencia de sintomatología, el paciente debe ser tratado, sobre todo si esto ocurre antes de ir a dormir o debe trabajar con una máquina peligrosa o bien conducir.

Un error frecuente es retrasar o no hacer el tratamiento por el hecho de que faltan pocos minutos para la comida o llegar al destino. Otro error habitual es el sobretratar una hipoglucemia porque el paciente permanece sintomático a pesar de la recuperación de la glucemia.

Los miembros de la familia, amigos, canguros y compañeros del trabajo o colegio deben ser conocedores de los síntomas y signos de hipoglucemia así como el tratamiento para poder intervenir en caso de necesidad. Deben insistir en que el paciente desorientado tome alguna forma de hidratos de absorción rápida y también administrar glucagón en aquellos casos de pérdida de conciencia o convulsiones.

Una persona de unos 60 kg con niveles de glucemia entre 30-40 mg/dl necesitará unos 5 g de glucosa para subir la glucemia a unos 50 mg/dl.

En episodios de hipoglucemia moderada una cantidad adicional de 5-7 g de glucosa puede ser necesaria cada hora, mientras que en los casos en que la causa de hipoglucemia es debido a la omisión de una comida o haber practicado un ejercicio intenso, la cantidad de glucosa será de 10- 20 gramos.

Una norma sencilla es la de administrar una cantidad de glucosa entre los 10-15 g en casos de hipoglucemia moderada. Esta cantidad se puede dar en forma de:

  • 2 o 3 pastillas de glucosa (5 g cada una).
  • Gel de glucosa.
  • Un vaso de zumo de naranja.
  • Un vaso de cola normal.
  • 1/4-1/3 de vaso de zumo de uvas.

El producto suministrado puede repetirse a los 15-30 minutos si la sintomatología persiste y/o la glucemia permanece por debajo de los 60 mg/dl. En aquellos casos en que la hipoglucemia se deba al ejercicio o al no comer, la dosis de hidratos será el doble.

Hipoglucemias graves, en donde el paciente no puede ingerir alimentos, se debe tratar con glucagón (0,5-1 mg) administrado por vía subcutánea o intramuscular o bien glucosa por vía intravenosa (20-30 mi de glucosa al 50%).

El glucagón puede causar vómitos y la glucosa intravenosa dolores si se extravasa. La determinación de la glucemia se efectuará cada 30-60 minutos y siempre deberá estar el paciente bajo un control médico por el riesgo de hipoglucemias recidivantes.

Deja un comentario