Exploración oftalmológica en la diabetes, visitas recomendadas

La exploración oftalmológica en la diabetes debe darse en los siguientes pacientes.

1) En la diabetes mellitus tipo I, la primera exploración se llevará a cabo dentro de los primeros 5 años del diagnóstico, posteriormente la exploración será anual.

2) En la diabetes mellitus tipo II en el momento del diagnóstico se practicará la primera exploración oftalmológica y después cada año.

exploración oftalmológica en la diabetes

Causas en las que se recomienda la exploración oftalmológica en la diabetes

En el embarazo, nefropatía, hipertensión, hipercolesterolemia y otras situaciones médicas la exploración oftalmológica será realizada más frecuentemente. El diagnóstico de un edema macular diabético y de una retinopatía diabética también requerirá exploraciones oftalmológicas más asiduas.

REHABILITACIÓN VISUAL Y PSICOSOCIAL

Pacientes que debido a una retinopatía han sufrido una pérdida significativa de su agudeza visual se les debe animar a continuar el control y cuidado de sus ojos.

La vitrectomía ayuda a recuperar de forma ostensible el grado de visión sobre todo en sujetos que presentan hemorragia de vitreo o proliferación de tejidos con desprendimiento de retina.

Se les debe proporcionar todo tipo de facilidades a aquellos pacientes que tienen una pérdida importante de agudeza visual para mejorar el grado de visión. Existen en la actualidad centros orientados a la rehabilitación de pacientes con un grado de visión bajísimo.

Además y a diferencia de otras patologías dónde hay pérdida de agudeza visual, el diabético con retinopatía severa presenta la afectación de otros órganos como el corazón, riñón, etc. La rehabilitación de pacientes con estas características es más compleja ya que coexisten una mayor cantidad de aspectos psicológicos y sociales.

En las primeras fases, la retinopatía diabética no causa síntomas. La agudeza visual puede ser excelente, y si no fuera porque una exploración oftalmológica confirma la existencia de una retinopatía, el paciente suele negar su presencia.

En esta fase evolutiva el médico programará su seguimiento y control. Sí la enfermedad retiniana progresa, la agudeza visual puede verse comprometida por la aparición de un edema macular diabético o por una hemorragia de vitreo, consecuencia de ello pueden presentarse dificultades en el desarrollo de su trabajo habitual.

Miedo a la ceguera y a otras complicaciones de la diabetes suelen potenciar actitudes depresivas que dificultarán la rehabilitación de estos pacientes, salvo que el tratamiento con láser o la práctica de una vitrectomía mejoren las condiciones visuales del paciente.

Deja un comentario