Complicaciones de la diabetes

Las complicaciones de la diabetes no son habituales, pero deben tomarse muy en cuenta. Para ello, te enumeramos las causas más típicas que pueden complicar la enfermedad.

complicaciones de la diabetes

La alergia insulinica, una de las peores complicaciones de la diabetes

Hay dos tipos de reacción alérgica a la insulina. Una de ellas, que rara vez ocurre, produce reacciones de carácter general, tipo urticaria o edema angioneurótico.

La alergia local en el lugar de la inyección es más frecuente, en especial en enfermos que inician la aplicación de insulina. Se caracteriza por una sensación de prurito o «quemazón», apareciendo instantes después una pápula eritematosa que persiste por varias horas. Por lo general esta alergia desaparece al cabo de poco tiempo.

Es más frecuente con las insulinas adicionadas con proteínas y menos con las insulinas lentas o con insulina regular.

Cuando la alergia insulínica local no reviste mayor gravedad con-viene cambiar a insulina lenta. Doler aconseja hervir 20 minutos. En nuestra experiencia se obtiene mejoría agregando a la insulina un antihistamínico inyectable en la misma jeringa. En ocasiones es necesario administrar glucocorticoides.

Si la alergia se manifiesta con caracteres graves debe sustituirse por insulina de cerdo recristalizada hasta 10 veces, que no existe en el comercio pero que puede solicitarse a laboratorios daneses y norteamericanos para estas emergencias.

Existe un método rápido de desensibilización que consiste en administrar 1/1.000 de unidad de insulina y duplicar la dosis cada quince o treinta minutos.

Lipoatrofia o lipodistrofia insulínica en la diabetis, otra grave complicacion

La lipodistrofia insulínica se presenta en la mayoría de los casos en mujeres diabéticas en la época de la adolescencia o juventud. Se manifiesta en forma de desaparición del tejido celular subcutáneo en superficies de diámetro variable en el lugar de aplicación de la insulina, y en zonas no muy extensas, aunque en oportunidades, por adición de varias zonas, se producen depresiones que abarcan una gran parte del muslo o del brazo. Su consecuencia es de orden estético, pero puede originar traumas psicológicos importantes. No hay reacción inflama­toria concomitante. Lentamente el tejido celular se reconstituye y la depresión desaparece. En ocasiones sobreviene una lipohipertrofia insulínica.

Es muy difícil explicar la patogenia de esta complicación. Ocurre con distintos tipos de insulinas. Aparentemente está relacionada con un fenómeno de tipo alérgico.

La terapéutica consiste en variar al máximo el lugar de la inyección, tratando de ponerla en zonas poco expuestas para disminuir el problema estético. Según parece es menos frecuente cuando se aplica la insulina en las zonas más profundas del tejido celular subcutáneo.

Deja un comentario