Causas inmediatas de insomnio

Como causas inmediatas de insomnio, se reconocen también toda una serie de afecciones que pueden producirlo directa o indirectamente. Todas las alteraciones cerebrales con o sin lesión que afectan a los centros del sueño, con causas directas de insomnio. La encefalitis, que es una forma de inflamación del cerebro, puede producirlo, aunque también puede provocar el efecto contrario. Aún después de su curación, la encefalitis puede convertir al individuo que la ha padecido en un insomníaco de por vida, porque ha lesionado permanentemente la parte del cerebro donde se hallan los centros de la vida neurovegetativa.

Causas inmediatas de insomnio

Las causas inmediatas de insomnio son aquellas producidas por un trauma o una alteración cerebral

Un golpe recibido en un accidente o en una caída pueden traer como consecuencia el insomnio crónico y hasta permanente si ha habido una conmoción o lesión cerebral. Por la misma razón puede ocurrir lo mismo a causa de un tumor cerebral o en los casos de una esquizofrenia o psicosis que, aunque no presenten lesiones, presentan disfunciones similares.

La arterioesclerosis, característica de la edad muy madura o anciana es también causa clara de insomnio.

Indirectamente, hay un gran número de enfermedades que pueden producir insomnios. Algunas insuficiencias cardiacas, la insuficiencia hepática, el hipertiroidismo, los errores de difracción en un ojo, todas ellas son motivo suficiente para que sea fácil que quien las padece esté condenado al insomnio de forma más o menos crónica si no recurre a la curación o las trata convenientemente.

Lo mismo sucede con el dolor físico o la sensación de malestar que deriva de una úlcera, de la fractura de un hueso o de una mala digestión. Un dolor de cabeza o la sensación de asfixia que experimentan los asmáticos, bastan para hacer que no sea posible dormir sin una analgesia.

Otros elementos que pueden ser clasificados como causas exógenas pero que actúan dentro de nuestro organismo, son los tóxicos, estimulantes y algunas medicinas. Quienes tienen un temor fundado al insomnio deberían tener en cuenta el peligro que para su buen dormir representan los excitantes, como el café, el tabaco, el té y algunas bebidas alcohólicas como el güisqui, el coñac o el vino blanco. También son peligros para el buen dormir algunos medicamentos reconstituyentes que contienen arsénico, fósforo, vitamina B u otros elementos de efectos similares.

Deja un comentario